domingo, 18 de abril de 2010

En el recuerdo

Hoy voy a hacer una entrada muy breve...

Llevo toda la tarde escuchando una canción... una canción que me encanta, totalmente alejada de mi espectro habitual de música celta, gallega o irlandesa... de hecho no tiene nada que ver con este tipo de música.

Es una canción que un joven llamado Paul compuso en 1966, un año después del asesinato de J.F. Kennedy. He leido en la wikipedia que quería recoger el sentimiento de de tristeza de todo el pueblo americano en ella... no sé si será cierto... a mí desde luego me llena de melancolía.

He buscado en la misma fuente, La Wikipedia, la letra traducida de la canción, os la copio por si queréis leerla... pero a mi sólo me hace falta cerrar los ojos y escucharla para sentir la paz que tantas y tantas veces se me escapa en la vida real... 
Ojalá se crearan más canciones como esta... 
Aun ahora, 44 años después de ser creada, produce un escalfrío interior cuando se escucha, un deseo loco y utópico de encontrar una paz que no existe ni existira nunca a no ser que todos escuchemos a los demas, y nos pongamos en la piel de la persona que tenemos enfrente. 

Os dejo una frase de Gandhi, que no sé porqué, pero se me aparece cada vez que oigo esta canción.

"No hay camino para la paz, la Paz es el camino"


The sounds of silence
Simon & Garfunkel

Hola oscuridad, mi vieja amiga,
He venido a hablar contigo otra vez.
Porque una visión arrastrándose suavemente
Dejó sus semillas mientras estaba durmiendo.
Y la visión que fue plantada en mi cerebro
Todavía permanece
Dentro de los sonidos del silencio.

En sueños sin descanso caminé solo
Por estrechas calles de empedrado,
Debajo del halo de una luminaria
Me levanté el cuello al frío y la humedad
Cuando mis ojos fueron apuñalados
Por el flash de la luz de neón,
Que resquebraja la noche
Y acaricia los sonidos del silencio.

Y en la luz desnuda ví
Diez mil personas, quizás más.
Gente hablando sin conversar,
Gente oyendo sin escuchar.
Gente escribiendo canciones que las voces jamás compartirán
Y nadie osó
Molestar a los sonidos del silencio.

'Tontos,' dije, 'no saben
Que el silencio es como el crecimiento de un cáncer.
Escuchen mis palabras que podría enseñarles,
Tomen mis brazos que podría alcanzarlos.'
Pero mis palabras como silenciosas gotas de lluvia cayeron,
E hicieron eco
En los pozos del silencio.

Y la gente se inclinó y rezó
Al dios de neón que crearon.
Y el cartel encendió su advertencia
Con las palabras que estaba formando.
Y los carteles decían que las palabras de los profetas
Están escritas en las paredes del subterráneo
y en los conventillos.
Y murmuradas en los sonidos del silencio. 

2 comentarios:

  1. Sobrecogedora esta canción; letra y música. Gracias por recordármela.

    ResponderEliminar

Hola!