jueves, 17 de mayo de 2012

¿Por qué Jared? ¿Por qué un sin techo?

A finales del año 2010 yo estaba en plena campaña de “acoso y derribo” a las editoriales… sip, como lo leéis: “Acoso-y-derribo”. ¿Y esto que significa? Pues que me dediqué a “menear” por diversas editoriales el manuscrito de la última novela que había escrito “Cuando la Memoria Olvida”… y entre los pocos mails de contestación que recibí, hubo uno que infló mi ego, y mi mal genio. 



En ese mail se me indicaba que la novela (Cuando la memoria olvida) estaba muy bien escrita y no carecía de interés (esto, por supuesto, infló mi ego), pero, mi manuscrito era muy realista y ellos buscaban crear un mundo de fantasía, con príncipes azules etc… 

Y esto, me hizo recapacitar. 

Estaba claro que en casi todas las novelas románticas que leemos el prota masculino es poco menos que un aguerrido príncipe azul; puede ser un conde, un duque, un seal o un policía… pero todos tienen pasta a raudales, todos tienen un buen trabajo o una buena posición social (o ambas), todos rescatan a la pobre muchacha desamparada… Y a mí me parece estupendo, ojo, yo también quiero ser rescatada por un macho men guapísimo (rubio, por favor) y que además sea A/ multimillonario B/ducho en la lucha cuerpo a cuerpo (tanto en la cama conmigo, como en la calle con el malo maloso) C/ Conde, duque, Seal… (Vamos, una profesión que haga morirse de envidia a mis amigas XD). 

Y sip, mis protas hasta la fecha ni eran ricos ni tenían una profesión alucinante ni sabían repartir hostias a diestro y siniestro contra una panda de malvados que quisieran secuestrar a la prota femenina (claro, que tal y como son mis protas femeninas, probablemente ellas atizarían a los malos con una sartén y les dejarían para el arrastre). 

La cuestión es que recapacité, y mucho, sobre mis protas masculinos… Pero mientras estaba recapacitando, recibí un mail de El Maquinista, diciendo que me publicaban Cuando la Memoria Olvida, y bueno, me olvidé de príncipes azules, verdes o morados. Al menos por un tiempo. 

Acabó el 2010 y a finales de febrero de 2011 terminé de escribir la novela que me traía entre manos desde mediados de 2010 “Ardiente Verano”. Pensé en retomar la historia de Darío y Ariel: “¿Suave como la seda?”, pero… el tema de los príncipes azules no dejaba de darme vueltas por la cabeza. 

¿Por qué los príncipes azules tienen que ser ricos, guapos y con una profesión interesante que les reporte pingües beneficios? Conquistar a una chica con todas esas cualidades me parece muy fácil, ¿no? 

No tienen que comerse el coco por llegar a fin de mes, ni pensar en ahorrar unos eurillos para comprarlas un bonito anillo ni buscarse la vida para que les den el día libre en el curro para poder llevarlas de viaje a la Conchinchina (o sea, a una playa/montaña de España, que el extranjero está muyyy caro)… 

No sé, me parece mucho más príncipe azul un tipo que no lo tenga todo a favor… 

Pues con todas estas cosas en la mente, y muchas otras más, aconteció que llegó un domingo, pero ojo, no un domingo cualquiera, sino el domingo del mes que me voy al rastro con mis amigas. 

Ese frío domingo de enero de 2011, me bajé en la estación de Embajadores y, como cada domingo de Rastro, lo primero que vi nada más salir de la Renfe fue la casa de baños de Embajadores... y ese día, sin saber bien porqué, en vez de torcer a la derecha y subir la calle, me acerqué a ver si estaba abierta la casa de baños... puede que fuera curiosidad, el destino o yo que sé. La cuestión es que allí estaba yo, entrando en un lugar que jamás había pisado, y totalmente asombrada, rodeada de indigentes, de sin techo... personas que no tenían nada y habían acudido allí en pleno mes de enero a darse una ducha para mantenerse limpios y... dignos. 

No sé si os he contado que yo me he criado en un barrio pequeño donde todo el mundo se conoce. De hecho, a la hora de comprar mi casa, lo hice en un barrio muy parecido al de mi infancia. 

Cuando era niña, había en ese barrio una señora que tenía una mercería, y era un alma de la caridad. Creía en el mundo, tenía fe en la gente, movilizaba a vecinos, comerciantes y viandantes para intentar conseguir un barrio mejor... 

No sé porqué, pero al entrar en los baños públicos de Embajadores me vino a la mente esta mujer... los príncipes azules que verdaderamente valen la pena… la lucha de miles de hombres invisibles por dar un paso adelante… los sin techo a los que he tenido el placer de conocer y tratar a lo largo de mi vida y, no pude detener mis pasos. 

Hablé con la gente que se encontraba esperando la cola en la casa de baños y salí de allí sorprendida, estremecida. Fui al rastro con mis amigas, pero mi cabeza no dejó de dar vueltas a todos ellos... en la semanas siguientes investigué, busqué, conocí, recordé. Y de ahí salió Jared, el protagonista de “Quédate a mi lado”. 



Jared no tiene casa ni dinero ni titulo nobiliario. No sabe disparar pistolas ni es un maestro de las artes marciales. No tiene un trabajo estupendo y maravilloso ni persigue delincuentes malvados. Pero, una cosa os digo, Jared SÍ es un príncipe azul, porque tiene todas las características que estos deberían poseer: es inteligente, es valiente, tiene honor y dignidad, y es capaz del mayor sacrificio por obtener aquello que desea. 

Entre Jared y cualquier otro príncipe azul, yo, me quedo con Jared… espero que vosotr@s también.

34 comentarios:

  1. ¡Hola wapísima! ¿Cómo puedes ser así de malvada y dejarme con tanta miel en los labios? Me has dejado unas ganas impresionantes de leer el libro (que por supuesto tengo que leer sí o sí) y de conocer a ese principe azul maravilloso. Al final, esas historias en las que no todo es tan bonito suelen ser las mejores.. :-D

    1 besitoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Celiazal, no sabes que soy una bruja piruja??? jajajaj, pues por eso soy tan malvada y te dejo con la miel en los labios... parezco una tierna corderita, pero de aqui nada me saldran hasta los cuernos de diablesa jajaja.

      Eliminar
  2. Eso son los verdaderos príncipes azules, los de carne y hueso, los reales. Yo también quiero leer la historia. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, para mí los verdaderos príncipes azules no son los de los cuentos de hadas, sino los que nos rodean.

      Eliminar
  3. Hola!

    Me ha encantado la manera en como lo describes. Un príncipe azul no tiene por que ser un hombre con buena posición social o con dinero gracias a un buen trabajo. Un príncipe azul puede ser cualquiera, siempre que tenga buen corazón, esperanza, ....

    Solo sé que el que tu describes me gusta más que los miles de millonarios sobre los que podríamos escribir. Sobre todo, por que soy de las que le gustan la realidad, con un toque de humor irónico.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, es que los millonarios como que no sé... no tiene que ser facil vivir con ellos, siempre de negocios, de viajes y tal... un chico de barrio es mas cercano, mas nuestro, mas accesible...

      Eliminar
  4. Desde luego que sí, dignidad, honestidad y valentía tienen más valor que mil fortunas. Yo también me quedo con Jared. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo me quedé con Jared desde que nos lo presentaste por primera vez, ya lo sabes. Tengo muchísimas ganas de conocerlo de verdad, porque estoy segura de que es de los que ganan en las distancias cortas.
    Besazos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Ángeles, recuerdo que me preguntaste por él en Coruña y me hizo una ilusión TREMENDA!!!!

      Eliminar
  6. Ay, Jared, cuantas ganas de saber de ti! Como siempre genial, Noelia, cada vez que escribes en tu blog. Pero es que esta vez me has llegado al alma de verdad. Ya sabes que me muero por leer esta novela. Y estoy segura de que será una historia maravillosa. Muakiss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, Ana, yo estoy como loca porque la leáis y me digáis si os habéis quedado tan prendadas por Jared como yo... ufff.

      Eliminar
  7. A partir de que la novela esté en la calle, te digo que abrá un antes y un después de esos principes azules que has descrito. Yo también estoy deseando leerla. Mira que eres mala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, ya me conoces, no soy mala, soy malísima!!! jajaja

      Eliminar
  8. La verdad Noelia, es que desde que el año pasado nos conocimos en la Feria del Libro y me hablaste de este libro, de lo especial que era para ti (considerabas que era de lo mejor que habías escrito hasta aquella fecha, corroborado por tu amiga Pili, que tiene el privilegio de leerlo antes que nadie) y las pocas esperanzas de que te lo publicaran porque su protagonista no era el típico estereotipo de principe azul, me picaste en el alma. Estoy deseando leerlo, me quedo con Jared, el motivo: tengo ganas de que la realidad me haga soñar y no de un sueño (súper principe azul) que seguro no se hace realidad. Muchos besos guapa y nos vemos otra vez en la feria del libro, voy el finde del 9 de junio y espero que me puedas contar algo más que me pique la curiosidad como este libro el año pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ey, Reader, genial!!! tengo unas ganas locas de verte!!! Ademas el día 9 estaré todo el día en la feria, de Weekend (y firmando unas horitas) así que si te quieres apuntar a comer, a tirarte al cesped, a las firmas, al recorrido en busca de autoras, ya sabes, eres bienvenida para lo que quieras!!!!!!

      Eliminar
  9. Qué gran entrada. Me ha gustado muchísimo.
    Jared parece que va a ser un soplo de aire fresco en cuanto a lo que personajes masculinos se refiere. Creo que cataré por primera vez una de tus novelas con este personaje ^^

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alice, uff, no sé si Jared será un soplo de aire fresco, pero te aseguro que es super diferente a los protas a los que estamos acostumbrados, de hecho, es que no tiene nada que ver con ellos.

      Eliminar
  10. Me encantaria leer el libro. Y si, yo tambien me quedo con Jared.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viky... dentro de nada podrás leerlo, jejeje

      Eliminar
  11. ¡Anda que no tengo ganas de leer la Jared! Y después de tu explicación (maravillosa y emotiva, por cierto) todavía más!!!
    Besotessssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Mamen... jooo y yo tengo ganas de que la leas jejeje

      Eliminar
  12. ¿Y no nos puedes poner un trocete pepepepequeñísimo?? ¿uno que casi no se vea, pero con mucha chichaaaaaa?? (A ver si cuela)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, si por mí fuera os ponía un megatrozo, pero me pueden crujir, ainsss... a ver si en una par de semanitas me dejan colgar el booktrailer que hice jejeje

      Eliminar
  13. Genial Noelia, no podía ser de otra manera siendo un personaje parido por ti.

    Inteligente, valiente, honorable, digno y sacrificado, déjate de insulsos príncipes azules, que nuestro Jared es algo mejor que eso, es un verdadero héroe anónimo de corazón y de alma.

    Como agua de mayo estoy esperando este libro y cualquier otro engendrado por ti.

    Gracias y besos. Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nada de tiempo lo tienes, Ana. En serio, no queda nada de nada de nada para verlo en las librerías jijijiji

      Eliminar
  14. Jared se va a ganar el corazón de todas las lectoras. Estoy segura. Es un HOMBRE en toda la extensión de la palabra. ¿Quien quiere otra cosa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, es un gran hombre. Merece mucho la pena conocerle. jeje

      Eliminar
  15. Noelia, a través de tus novelas, y de tus historias, he llegado a la conclusión de que tienes un alma (entendiendo por alma, el interior del ser humano, no esa sacrosanta idea que nos ha imbuido la religión)tiern, una capacidad hermosa e increíble para presentar a todos esos personajes de la vida diaria, reales, cotidianos, que sin duda alguna, son héroes por el mero hecho de sobrevivir, de luchar en el día a día. Lydia Leyte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, muchas gracias Lydia, me dejas sin palabras... uff.

      Eliminar
  16. Me ha encantado como te has inspirado para crear a un protagonista nada común. ¿Sabes? ya va siendo hora que el género romántico muestre a personajes mas reales y creíbles. Estoy deseando leer a Jared y su historia. Sólo decirte que la simple idea de cómo lo has creado me ha llegado al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, Lola, yo pienso lo mismo, hay grandes héroes ocultos entre las capas de la sociedad, y es hora de mostrarlos.

      Eliminar
  17. Hola Noelia
    tengo muchissssimas ganas de caiga en mis manos.
    Por cierto cuando vienes por Barcelona, me encantsria verte.
    Muchismos besos eres un encanto

    ResponderEliminar
  18. Ufff, yo tambien tengo unas ganas locas de ir a Barcelona, ojalá pueda ir pronto, pero ufff, no está la cosa para hacer viajes (al menos mi economia no me lo permite, ainsssss)

    ResponderEliminar

Hola!