miércoles, 17 de febrero de 2010

Carnaval, carnaval...

Los humanos todos los años por estas fechas celebran algo que llaman  carnaval…

¿En qué consiste? Pues en cambiar sus ropas por otras más raras y pintarse la cara con colores extravagantes.

La cuestión es que yo jamás había prestado mucha atención a esto, hasta el domingo pasado…

Os preguntareis por qué.

Fácil, en mi nueva familia han decidido que soy uno mas, ergo, si ellos se disfrazan, yo también, lo cual no es que me disgusté, para nada… pero…

¡Un poco de dignidad, por favor! ¡SOY UNA IGUANA!

En fin, aquí os dejo la prueba de lo peligroso que es para una iguana vivir en una casa con niñas…

Y gracias a Dios que en la foto no se ve muy bien el lazo dorado que me pusieron en la cabeza… 


2 comentarios:

  1. JAJAJA, que bueno, no me lo esperaba!!! jeje ^^

    Besos

    ResponderEliminar
  2. JUs... yo creo que tampoco mi iguana se lo esperaba... jajaja

    ResponderEliminar

Hola!